EN ESPAÑOL: Las radios universitarias

Escrito por: Carlos E. Flores

Carlos E. Flores es periodista y productor peruano de radio basado en Quito, Ecuador.

En algunos países de América Latina, las radios universitarias han surgido como una inquietud, en principio, de que la universidad — sea pública o privada — pueda contar con un medio de comunicación desarrollado por la facultad o escuela de comunicación como un campo de entrenamiento para las destrezas de los futuros comunicadores.

Sin embargo, alcanzar ese ideal objetivo, muchas veces, no llega a concretarse. ¿Por qué?

Hay algunas razones que he podido observar en la realidad del medio radial universitario. Por ejemplo, la universidad prefiere no montar un medio de comunicación por el tema de costos — sea en frecuencia u on line — y plantearse preguntas muy válidas: ¿y con eso a dónde vamos? Entre esa y otras inquietudes la propuesta radial naufraga en la incertidumbre ya que, generalmente, no existe una propuesta sólida de comunicación que especifique recursos y personal. Aunque, muchas veces por insistir en el personal — director, jefes de prensa y programación, periodistas, productores y editores — la demanda de recursos puede ser alta y asustar a sus gestores.

Sin embargo, hay radios universitarias que funcionan con un personal de planta (de dos a tres) dando cabida a productos realizados por los estudiantes, siendo estos la columna vertebral de la producción del medio.

Y aquí viene otra preocupación: no podemos emitir productos de los estudiantes porque son de baja calidad y, por ende, se compromete la imagen del medio y de la universidad. Un argumento si bien atendible pero que puede causar un efecto boomerang. Es decir, alguien puede deducir que si los estudiantes no pueden producir contenidos y productos de buena calidad es porque seguramente la universidad que les niega esa posibilidad no les da el suficiente entrenamiento o formación necesaria.

Y es así que algunas radios universitarias terminan siendo musicales, con reprises de programas de otros medios y con nula participación de los estudiantes que ven al medio como otro medio de comunicación tradicional: inalcanzable. O excluyente — para ser más provocador. Y cuando eso sucede, lamentablemente, esa radio queda bajo dominio de algún docente y el proyecto de comunicación no se desarrolla desde el estudiantado sino desde una o dos personas que muchas veces viven del medio. La realidad, en términos generales, no es así aunque hay este tipo de experiencias y no deja de ser una tendencia, lamentablemente.

¿Por qué no confiar la producción radiofónica a los comunicadores en formación? ¿Se podría atar la formación y evaluación académica del curso con la producción radial del medio? Ciertamente, conozco algunas experiencias donde, por ejemplo, los estudiantes sostienen la producción semanal o quincenal de programas informativos institucionales, de la universidad, en canales de YouTube. Tienen buena producción y un formato, si bien estándar, al menos ya presentable. Con calidad, estribillo que se suele insistir cuando la universidad no quiere asumir el desafío. Esos productos que circulan en Internet ya hablan muy bien de la formación y destrezas que esos comunicadores en formación reciben en dichos centros universitarios.

En resumen. La universidad debe evitar que los medios — de frecuencia u on line — queden reducidos y administrados sólo por algunas personas cuando puede ser un dinamizador de las experiencias formativas del estudiantado y del cuerpo docente. ¿Por qué no? Debe existir un proyecto de comunicación sólido y que se articule con las materias que la universidad ofrece. Así la radio universitaria no queda al margen de la formación académica. Con ese núcleo sólido se puede realizar, más adelante, una proyección a la comunidad facilitando espacios de radio a personas u organizaciones sociales. O, si se ambiciona más, se pueden ofrecer cursos formativos con certificados emitidos por la universidad.

Twitter: @carlos_e_flores

Facebook: www.facebook.com/carlosflores.periodista

Share This Post