EN ESPAÑOL: Día Mundial de la Radio

Escrito por: Carlos E. Flores

Carlos E. Flores es periodista y productor peruano de radio basado en Quito, Ecuador.

La UNESCO estableció como Día de la Radio, el 13 de febrero. En la Web para este evento se señala que “hay que considerar a la radio como un medio de comunicación de bajo costo, especialmente apropiado para llegar a las comunidades alejadas y a las personas vulnerables como los analfabetos, los discapacitados, las mujeres, los jóvenes y los pobres, que además ofrece una plataforma para intervenir en el debate público, independientemente de cuál sea el nivel de educación de los oyentes… Por otra parte, los servicios radiofónicos de la radio están experimentando cambios en el contexto actual de convergencia de los medios de comunicación, y adoptan nuevas formas tecnológicas, como la banda ancha, los teléfonos celulares y las tabletas. Sin embargo, hoy en día, cerca de mil millones de personas no tienen todavía acceso a la radio”.

Es una declaración que invoca una responsabilidad social — incluir a quienes son excluidos — y que sea un escenario para el debate político, y no solo entre especialistas y periodistas, sino también, y sobre todo, entre ciudadanos y colectivos sociales.

No tengo duda del poder y alcance de la radio; sin embargo, ¿cómo está respondiendo la audiencia a nuestra oferta de programación y a los productos radiofónicos que presentamos? Es decir, en estos tiempos donde las diversas herramientas y aplicaciones tecnológicas abundan, ¿cuál es la penetración de la radio en nuestra vida diaria?, ¿cuántos estamos escuchando radio? No pretendo ser aguafiestas, pero así como vienen los abrazos y saludos, también hay que desafiarnos con preguntas sobre nuestro quehacer.

Pero ante dichas interrogantes no tengo respuestas, producto de rigores metodológicos; sin embagro, sí puedo ensayar algunas reflexiones en función del diálogo frecuente con los usuarios y sus formas de consumo. Por ejemplo, los jóvenes entre 15 y 30 años tienen la tendencia a no escuchar radio y se informan a través de Internet. Pueden tener “celulares inteligentes” pero es muy probable que no tengan aplicaciones para escuchar radios de diversas partes del mundo (no es el hábito y, además, afecta el plan de datos de Internet). Eso no quiere decir que no escuchen algunos podcasts, aunque para consumirlos deben ser productos que motiven altamente su interés y que sea de fácil descarga (productos concretos, pequeños). ¿Y será que la radio la están escuchando las personas de 30 años a más, o será una audiencia más adulta, digamos, de 40 en adelante? Y de ser así, agrego ¿qué tipos de contenidos y formatos radiofónicos están escuchando?, ¿y las audiencias de la ciudad y la zona rural, se comportan igual frente a la radio?

No quiero entrar en determinismos ni en posturas apocalípticas, como por ejemplo, pensar que la radio morirá por culpa de Internet o por la falta de interés en la radio. Más bien mi inquietud va por el lado de conocer a las audiencias ahora que están atravesadas por la fuerte presencia de la tecnología y la penetración cada vez mayor de Internet. A eso hay que sumar una serie de estrategias para que la radio pueda ampliar sus públicos. ¿Serán los audios más cortos, entretenidos y creativos, la fórmula que levante el interés por la radio entre los más jóvenes? ¿Y si resucitamos los formatos que en otros tiempos puso a la radio en su época dorada, como los radioteatros?

Seguramente, alguna estrategia pueda dar resultado pero se necesita conocer mejor a las tan invocadas audiencias. Que este contexto por las celebraciones del Día de la Radio, no nos impida asumir los desafíos que tenemos por delante.

Twitter: @carlos_e_flores
Facebook: www.facebook.com/carlosflores.periodista

Share This Post