Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly. Update my browser now

×

 
 

Detección de puntos de calor de RF

A los ingenieros les encantan las historias de casos. Aquí compartimos una historia interesante de Laverne Siemens, de Golden West Media en Canadá.

(click thumbnail)Fig. 1: Estos toroides coaxiales se estaban recalentando a 48.9 grados C.A los ingenieros les encantan las historias de casos. Aquí compartimos una historia interesante de Laverne Siemens, de Golden West Media en Canadá.

Hace unos dos años, Laverne y su equipo instalaron un transmisor Nautel XR-12 en uno de sus sitios. Después de la instalación, ellos observaron que los toroides coaxiales — despachados por la propia compañía e instalados en la línea de transmisión y las líneas de control — habían estado funcionando con exceso de calor.

En su búsqueda de soluciones, Laverne recurrió a la fábrica, donde le ofrecieron sugerencias sobre cómo realizar la descarga a tierra. Incluso enviaron toroides extra. El equipo trabajó en la puesta a tierra alrededor del edificio y también en su interior, pero el calentamiento no presentó mejora alguna.

(click thumbnail)Fig. 2: Se sospechaba la existencia de una descarga a tierra trenzada para los escudos coaxiales.Mediante un termómetro infrarrojo, Laverne obtenía lecturas de unos 50 grados Celsius en los toroides, como muestra la Fig. 1. Finalmente se acercó al contactor de RF que está en línea entre el coaxial del transmisor y el que sale hacia las torres. La función de éste es realizar la interrupción en el transmisor en espera, el cual no ha tenido que entrar en acción ni siquiera una vez en dos años. (¿No son grandiosos los transmisores nuevos?).

Las personas que construyeron el sitio (no el equipo de Laverne) habían optado por sujetar las descargas a tierra de los coaxiales que van hacia el contactor con un cable de cobre trenzado, como muestra la Fig. 2. Las trenzas fueron fijadas a los coaxiales con abrazaderas de mangueras y sujetadas, a su vez, a la cinta de descarga a tierra del edificio.

Laverne y su equipo, siguiendo la corazonada de que la trenza tenía demasiada resistencia, volvieron a hacer toda la instalación del contacto montándolo en un panel de aluminio y luego utilizando abrazaderas de montaje coaxial adecuadas para aterrizar los coaxiales a ese panel, según muestra la Fig. 3.

A continuación, la cinta de descarga a tierra también fue abulonada a la pared. Los toroides ahora están funcionando a una temperatura ambiente de 15 grados Celsius.

(click thumbnail)Fig. 3: Todo está en orden: las líneas fueron puestas a tierra de manera adecuada.

Close