Gigante alemán presenta el Sennheiser MK 4

La radio va mejorando su fidelidad al ser la radio digital una realidad, y con ello, los requisitos para que un micrófono ocupe su lugar en un estudio de radio cambian y se incrementan.
Author:
Publish date:

BUENOS AIRES, Argentina — La radio va mejorando su fidelidad al ser la radio digital una realidad, y con ello, los requisitos para que un micrófono ocupe su lugar en un estudio de radio cambian y se incrementan.

Image placeholder title

El micrófono MK4 de Sennheiser Por Carlos Martin

Es en esto donde la industria del broadcasting comienza a sondear en el mercado de la ingeniería en sonido, buscando en él micrófonos que reúnan los requisitos de uso de un estudio de radio. La firma alemana Sennheiser ha lanzado recientemente el MK 4, su primer micrófono de estudio de diafragma grande; veamos si cuenta con lo necesario para su uso en radiofonía.

En líneas generales, un buen micrófono para radiodifusión de uso general debe reunir tres requisitos: primero, deben tener un sonido cálido, tal que permita hacer llegar al oyente la voz del locutor sin ningún tipo de distorsión ni anomalías y con su timbre natural.

Segundo, deben brindar la confiabilidad suficiente como para en ocasiones, sino muchas veces, puedan ser usados en estudios de radio las 24 horas con anunciantes, DJs, operadores y locutores que van cambiando constantemente a lo largo del día. Tal micrófono debe poner al aire toda la información, las emociones, las tensiones o las distensiones de los diferentes programas sin demostrar una mínima falla.

Y por último, pero no por eso menos importante, el micrófono debe contar con una protección interna para su membrana de tal manera que elimine la necesidad del uso de antipops propios de los estudios de grabación, lo que sería incómodo en un estudio de radio.

El Sennheiser MK4 es un micrófono condensador con una membrana (un transductor de gradiente de presión) de una pulgada de diámetro salpicada en oro de 24 K y montada en un sistema antigolpes, todo dentro de un cuerpo de acero. Esto le ayuda a soportar los maltratos usuales de un estudio de radio.

Su respuesta a frecuencia (20 Hz – 20 kHz), su sensibilidad (25 mV), su muy bajo ruido interno (sólo 10 dBA) y un SPL de 140 dB lo igualan en calidad sonora con el estándar de micrófonos de grabación en estudios de sonido. Se alimenta vía phantom power de 48 V, alimentación común para micros en todos los sistemas de estudio radial.

Como características apuntadas directamente a su uso en radios, su patrón polar cardioide tiene un excelente rechazo a 180 grados, por lo que los sonidos provenientes por detrás del cuerpo del micro (frente al locutor) casi no son tomados por él, por lo cual se puede usar en simultáneo con otro micrófono por detrás sin problemas. Como accesorios, adjunta una montura fija tipo aro y una bolsa de nylon para guardarlo.

Un dato muy importante, ya que la mayoría de los micros de diafragma grande de precio accesible son fabricados o ensamblados en Asia, es que este micrófono es fabricado completamente en Alemania, con el estricto control de calidad que esto implica.

El MK4 es un micro de buen peso, con tan solo 485 gramos, y aspecto robusto que puede ser montado hacia abajo sin problemas con la montura adjunta. Este micrófono apunta más bien a poner en manos de radios y estudios de grabación un micro económico, por la ausencia de pads de atenuación y filtros pasaaltos, entre otros detalles, con la legendaria calidad de sonido de un Neumann. La membrana del MK4 proviene de esa empresa.

Su sonido tiene un ligero toque entre 1 kHz y 2 kHz para incrementarse más allá de los 5 kHz; ambas características aumentan el detalle y la articulación de las voces. Se adapta tanto al locutor de voz potente como al de voz íntima gracias a su alto SPL y a su detalle sonoro, respectivamente.

Para su uso en radios, si se usa muy cerca, será necesario una cobertura paravientos o un pop screen, y así evitar los sonidos pop desde su diafragma de gran sensibilidad. Para ser el primer micro de diafragma grande de Sennheiser, no merece menos que un 10. Si buscas mejorar la calidad de los micros de tu radio, merece que lo pruebes.

Carlos Martin agradece a Anaseth Martínez, de Sennheiser México, por su ayuda en la preparación de este informe.

Carlos Martin es ingeniero en sonido, columnista, y contador público, y trabaja
en su propio estudio de grabación, Tribal Tech, en Rosario, Argentina.

Related