Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly. Update my browser now

×

 
 

Jingle navideño cumple 46 años

Al llegar la época de fin de año, se ha vuelto tradicional que por las distintas estaciones de radio se empiecen a escuchar las clásicas y alegres campanas de Navidad que identifican un jingle navideño para todos conocido en Guatemala

Al llegar la época de fin de año, se ha vuelto tradicional que por las distintas estaciones de radio se empiecen a escuchar las clásicas y alegres campanas de Navidad que identifican un jingle navideño para todos conocido en Guatemala: el de los productos de la marca B&B.

El comercial fue grabado en 1964, en los estudios de Radio Mundial (98.5 FM), por el creativo hombre de radio, Mario “El Conejo” Hernández. Las voces que sirven de fundamento a la tonadita, alegre y ligera, son de Anabella Portilla y Arístides Paz, dos cantantes que en su momento ocuparon los primeros lugares en los listados musicales en radio.

Cabe resaltar que el comercial navideño fue grabado en una época en que los recursos tecnológicos de los estudios de grabación eran mínimos: nada de grandes consolas, nada de grabadoras de muchas pistas, nada de mixers, nada de ecualizadores, ni efectos especiales. Era un trabajo artesanal donde la vocación, el talento y la creatividad de los protagonistas lo decidían todo.

El “Conejo” Hernández, creador, productor, grabador y director del comercial, tenía ya un mérito relevante en su carrera como productor de radio. Su estudio de grabación fue pionero en producciones comerciales en Centroamérica de donde, además, surgieron numerosas campañas publicitarias en las que participaron destacados compositores, músicos, cantantes y locutores de Guatemala.

Al cumplirse este diciembre 46 años de haber surgido, la grabación ya no es solo un comercial navideño que promociona una marca sino un trabajo nostálgico de la radio en Guatemala que, al anunciar la llegada del espíritu de la Navidad, también sumerge a los oyentes entre la tranquilidad y el bullicio de una época identificada como la más linda del año.

Close