La Sony PCM-M10/B, apta para periodistas o ingenieros

El mercado avanza rápidamente con los nuevos modelos, que ya van por la tercera generación, beneficiados por el feedback de los usuarios y el avance de la tecnología.
Author:
Publish date:

BUENOS AIRES, Argentina — El mercado está viviendo ahora un boom de grabadoras a memoria flash. La competencia por amplitud de prestaciones, versatilidad, confiabilidad para el trabajo de campo y precio final es atroz. Además, el mercado avanza rápidamente con los nuevos modelos, que ya van por la tercera generación, beneficiados por el feedback de los usuarios y el avance de la tecnología.

Sony, uno de los gigantes del audio, ha lanzado la grabadora PCM-M10/B. Veamos qué tiene de nuevo.

Image placeholder title

Esta grabadora es la tercera generación de la marca, detrás de la PCMD1 y la PCMD50. Es la más pequeña y accesible en precio de ellas y la que mejor apunta al periodista en trabajos de campo.

La PCM-M10/B incluye dos micrófonos condensadores omnis en su parte superior, una entrada estéreo miniplug micrófono/línea y altavoz incorporado para monitoreo de tomas. Graba en una gran memoria interna de 4 GB expandible vía tarjetas MicroSD o M2 a 20 GB la que, sumada a una autonomía mínima de trabajo de unas 20 horas, le otorga un gran valor en trabajos de campo.

Además, la PCM-M10/B cuenta con 10 ratios de sampleo: en WAV, siete ratios que van de 22 a 96 kHz en 16 ó 24-bit, y en MP3, tres diferentes que van desde 16 kbps (sólo monoaural, apto para grabar voz) hasta 320 kbps, y funciona con sólo dos baterías AA.

La grabadora PCM-M10/B adjunta un control remoto por cable, un adaptador de corriente, una correa de muñeca y una bolsa para transportarla, además de un completo editor de audio en software: el Sound Forge Audio Studio LE. La grabadora incluso puede ser usada como reproductor portátil de archivos de audio.

La PCM-M10/B tiene aproximadamente el tamaño de un iPhone con el doble de grosor, lo que la hace apta para ser manejada por la misma mano que la sostiene. Su carcasa es de aluminio en negro o rojo a elección, lo que la hace más resistente a golpes que una en plástico. Su uso es sencillo e intuitivo.

Aparte de los controles usuales de grabación y reproducción, se encuentran los mandos de navegación en menúes, volumen de altavoz, nivel de grabación y sensibilidad de micros. Un inteligente aditamento a sus niveles gráficos de grabación por barras (en su pantalla LCD naranja retroiluminada, que es enorme) son dos LED a un lado de cada micro: uno verde que indica señal a más de -12dB y uno rojo que muestra saturación. Estos LED son muy útiles para prefijar la sensibilidad de los micros.

Otros aciertos de la PCM-M10/B son un control de loops (puntos A-B), un control de velocidad de reproducción (de -75 por ciento a +100 por ciento), muy útil para escuchar entrevistas en detalle o para la transcripción de las mismas, y una memoria buffer de 5 segundos que permite grabar algo antes de presionar el botón de grabación.

Una vez que la grabadora agota la memoria interna, graba en la tarjeta flash automáticamente, o viceversa (cross-memory recording), sin interrumpir la toma. La PCM-M10/B no cuenta con ningún tipo de procesador de efectos, pero, como herramientas de grabación, tiene en su menú un filtro pasaaltos y un limitador (ambos sólo de tipo On/Off) a ser prefijados antes de grabar.

La PCM-M10/B incluye la mejor herramienta para eliminar los indeseables ruidos de manejo: un control remoto con dos metros de cable, muy cómodo para manejarla mientras se la monta en un trípode.

Hice varias tomas de voces y de instrumentos variando tipos de archivo y ratios de sampleo, y monitoreando directamente con mis auriculares Sony MDR 7506 o con los audífonos que trae la PCM M10 sin problema alguno. También puedes monitorear por el altavoz incorporado, pero piensa en el sonido del altavoz de un celular: sólo para referencia, no detalle.

Todos los archivos de audio fueron a parar a varias carpetas prefijadas (depende de la fuente de grabación) que bajé a mi PC vía USB. La grabadora no permite renombrar carpetas ni archivos. El sonido de los micrófonos incorporados fue muy bueno en todas las tomas y la calidad de la compresión a MP3 resultó ser bastante similar al de grabadoras portátiles más caras, notando que las tomas monoaurales en MP3 a 16 kbps de reportajes son claramente audibles.

La grabadora PCM-M10/B es apta tanto para el periodista como para el ingeniero en sonido, a un precio de calle de US$299.99. Con semejante amplitud de prestaciones apuntadas al trabajo en exteriores (principalmente portabilidad, autonomía y facilidad de uso), esta grabadora merece ser tenida en cuenta por todo tipo de periodista para trabajos de campo.

-- Carlos Martin, ingeniero en sonido

Related