Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly. Update my browser now

×

 
 

No se olvide de las inspecciones a fondo

Es recomendable realizar una exhaustiva inspección exterior antes de entrar al edificio del transmisor.

Figura 1: Las cerraduras oxidadas pueden ser frustrantes durante una emergencia. Revise que funcionen bien.

Primero, revise todas las luces exteriores y fotocélulas. También inspeccione portones, rejas y cerraduras para asegurarse de que sean seguros y funcionen bien (vea la Figura 1). Revise si hay agujeros en la reja, si falta alambre de púas o si los portones de las rejas no tienen bisagras. Tome nota de los resultados de esta inspección en el registro de mantenimiento o en la orden de trabajo de contratación.

Documentar la inspección lo respalda en caso de que se produzca algún hecho vandálico.

Un aceite lubricante, como el WD-40, ayuda a que las cerraduras se abran con facilidad. Aplique una capa abundante de este aceite en el interior de la cerradura, haciendo funcionar el mecanismo para garantizar que todas las piezas internas se lubriquen.

Muy importante: si observa algún indicio de vandalismo, comuníquese con la policía y presente un informe. Conserve una copia del informe policial como prueba para la compañía de seguros. El vandalismo puede llegar hasta un sitio de transmisión apartado. Su trabajo consiste en tener una evidencia escrita de cada incidente.

John Bisset

Close