Tareas comunitarias de ECOS

Para interiorizarnos sobre la labor y objetivos de ECOS, Fredy González dialogó con Gustavo Fernández, integrante de la comisión de relacionamiento; y con Camilo Irigoyen y Ricardo Almeida, delegados en el Consejo Honorario Asesor de Radiodifusión Comunitaria (CHARC).
Author:
Publish date:


Segunda de dos partes

Para interiorizarnos sobre la labor y objetivos de ECOS, Fredy González dialogó con Gustavo Fernández, integrante de la comisión de relacionamiento; y con Camilo Irigoyen y Ricardo Almeida, delegados en el Consejo Honorario Asesor de Radiodifusión Comunitaria (CHARC). En esta segunda y última parte entregamos las respuestas de Camilo Irigoyen y Ricardo Almeida.

Image placeholder title

Radio World: ¿Cuál es la posición de ECOS con relación a esa Ley Nacional de Radiodifusión Comunitaria aprobada por el gobierno?
Camilo Irigoyen:
A lo largo del proceso que significó esta discusión, ECOS tuvo una variación en cuanto a sus opiniones respecto a esta ley, fundamentalmente respecto a qué proceso de regularización estábamos dispuestos a aceptar.

Luego del segundo congreso celebrado a fines del año pasado, ECOS evaluó de forma positiva el haberse integrado al proceso de regularización y al CHARC. Esto permitió ejercer cierto control del proceso de adjudicación, volcando siempre nuestras posiciones hacia aquellos proyectos que defendieran un modelo de comunicación solidario y desde abajo, defensor de las causas de los trabajadores.

Por otra parte, el análisis de la ley se debe hacer contrastándola con qué posibilidades habilita la misma para que proyectos populares de radiocomunicación comunitaria surjan y se consoliden. Ahí creo que hay un deber por parte de la ley o de aquellos que la realizaron.

Otro de los puntos de análisis es pensar si en verdad esta ley enfrenta el latifundio comunicacional que existe en nuestro país. Y no planteo esto como una pregunta retórica, ya que es claro que la Ley de Radiocomunicación no lleva adelante este propósito, no toca las concesiones casi eternas de los grandes medios de comunicación, tanto en televisión o radio, y no habilita en realidad más espacios para proyectos populares, contra hegemónicos.

RW: ¿Qué esperan del actual gobierno en esa materia, ya que se ha confirmado al representante de AMARC, Gustavo Gómez, como director de Telecomunicaciones?
Irigoyen:
No sé. ECOS mantiene y mantendrá siempre su independencia de clase y cada nueva administración trae sus posibles cuotas de esperanza o de reticencia.

Realmente no tengo claro qué espera ECOS de esta nueva administración, ya que el conjunto de radios es amplio y sus opiniones son todas válidas y todas discutibles. Lo que sí asevero es que la independencia del movimiento respecto a esta y cualquier otra administración es un bien que ha de defenderse con uñas y dientes, tanto respecto a la actual administración del Frente Amplio como a otras futuras posibles. Así lo hicimos en la anterior y la anterior y la anterior y lo seguiremos haciendo en esta.

Realmente no sé si algún colectivo de ECOS tendrá claro si la inclusión de Gustavo Gómez como director de telecomunicaciones significa algún tipo de carta blanca para las radios comunitarias o para las de ECOS en particular. Si hemos de esperar algo de algún gobierno creo que lo mínimo es que se continúe sin reprimir los proyectos, los consolidados y los emergentes, y que se pise el acelerador en materia de comunicaciones populares, participativas, autónomas y autogestionarias.

RW: ¿Qué rol ha cumplido el CHARC en la regularización de las radios comunitarias?
Ricardo Almeida:
Se pueden distinguir distintas etapas y algunos aspectos que se fueron dando en el transcurso del funcionamiento del CHARC. Creo que ese funcionamiento no se dio como ECOS lo esperaba.

Se pensó que se formaría un ámbito de enfrentamiento de intereses de clases, aunque las radios son minoría en el consejo, dos delegados, uno por cada asociación de radios en un total de nueve integrantes. Durante la mayor parte del tiempo desde su creación, el CHARC funcionó con el quórum mínimo debido a la ausencia de varias de las organizaciones que fueron convocadas para integrarlo, como por ejemplo un delegado nombrado por el Poder Legislativo que nunca se hizo presente, el Ministerio de Cultura, universidades privadas, organizaciones de derechos humanos, cuya participación fue muy reducida.

A esto hay que sumarle las condiciones no muy favorables de funcionamiento del consejo, ya que no se cuenta ni con un auxiliar administrativo que se encargue de las actas, organizar expedientes, etcétera, ni tampoco se cuenta con recursos para viajar, por ejemplo para constatar lo que se establece en los expedientes. A pesar de ello, creo que el CHARC cumplió en esta etapa con lo establecido en la ley: estudiar uno por uno los más de 400 expedientes que se presentaron al censo, aunque en las primeras reuniones de 2010 se están revisando expedientes que han presentado nuevos aportes para completar los requisitos establecidos en la ley, que se exigen para ser consideradas como radios comunitarias.

RW: ¿Qué perspectivas de futuro ven a partir de esta regularización?
RA:
Creo que va a depender de la conformación del CHARC, de su funcionamiento. Esto depende de la importancia que el nuevo gobierno le dé a las radios comunitarias y en cuánto dinero piense invertir en esta tarea.

Por otro lado tenemos los efectos de la ley sobre las radios comunitarias, radios que se les hace difícil cumplir con los requisitos técnicos mínimos para salir al aire. Nos referimos a la forma de enfrentar los gastos, la forma de financiarse la radio. Si bien la ley permite publicidad, para obtenerla es necesario tener los equipos en condiciones.

En estos momentos estamos tratando una propuesta de ley reglamentaria de la URSEC, algo que quedó pendiente del año pasado y es lo que la Federación de Radios Comunitarias del Uruguay va a estudiar en los próximos días.

Envíe sus comentarios sobre Línea Directa a: rocampo@nbmedia.com

Related

Image placeholder title

Gustavo Orna conversa sobre pruebas de DRM

Como director nacional de gestión y control de radiodifusión y televisión de la SUPERTEL, el ingeniero Gustavo Orna fue uno de los responsables en el desarrollo de las pruebas que permitieron que el Ecuador haya decidido por un estándar de TDT y actualmente está a cargo de la concreción y el seguimiento de esta nueva iniciativa de la radiodifusión sonora.