Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly. Update my browser now

×

 
 

‘Lo encontré en esa taza de café’

¿Qué es esto?

Hace un par de semanas, el vicepresidente de ingeniería de Hall Communications, Edd Monskie, visitó la emisora de AM de la compañía en Lancaster, Pennsylvania.

En ese estudio, como en tantas otras emisoras, hay una vieja taza de café llena de lapiceras sin tinta, lápices con la punta rota, marcadores secos, reglas, bandas elásticas rotas, clips doblados y objetos varios.

Allí, entre la basura, Edd encontró el objeto que aparece en la Fig. 1. ¿Sabe lo que es?

Fig. 1: ¿Qué es esto?

Edd sí, pero no tiene idea de cómo terminó en esa taza de café o cuánto hace que está ahí. La emisora ocupa el edificio actual desde 1993 y, luego del traslado, se ha informatizado totalmente (un dato que les da una pista). Continúe leyendo para conocer la respuesta.

Esto se usaba para alinear las numerosas cabezas de un sistema de automatización Instacart IGM de 48 bandejas.

Se usaba para colocar el cartucho de alineación de cabezas en la bandeja extraíble y deslizarlo junto con la bandeja. La herramienta quedaba en la parte superior del cartucho de prueba. Había que agitar la herramienta para ubicar el extremo abierto sobre la cabeza reproductora y luego había que iniciar manualmente la reproducción de la cabeza mientras se controlaba la salida con un medidor y un osciloscopio. Había que girar la herramienta en el sentido de las agujas del reloj o en dirección contraria con movimientos cortos y secos para tratar de encontrar el pico de las frecuencias altas (y la fase correcta, si tenía un Instacart estéreo).

Mientras se realizaba este procedimiento, no se podían usar las otras 47 bandejas para reproducir espacios porque había una sola salida estéreo para toda la unidad de 48 cartuchos. O se cambiaba la programación para usar otro Instacart (si es que se disponía de otro) o se pasaba la noche entera haciendo la alineación.

Por suerte, solo había que alinear las cabezas del sistema una vez al año, más o menos, a menos que se limpiaran con mucha vehemencia y se movieran un poco.

Pero Edd Monskie nos recuerda que, en efecto, había que limpiar las cabezas una vez por semana, como en cualquier sistema de cartuchos de uso intensivo; de lo contrario, empezaban a perder los tonos de parada y auxiliares, y podían producir un audio bastante malo. Los cartuchos que no se sincronizaban correctamente podían accionar otros cartuchos que estaban programados para reproducirse. Podía suceder que hubiera media docena de fuentes o más reproduciéndose al mismo tiempo.

A veces, las cabezas también se soltaban y se balanceaban. En ese caso, había que retirar todo el conjunto de la bandeja con el solenoide por la parte posterior para ajustar la cabeza.

Por lo general, para cuando se terminaba de alinear la mitad de las 48 cabezas, la mano quedaba en carne viva. Como ingeniero, Edd tuvo su primera experiencia con carruseles en su primer trabajo en Michigan. Acolchaba el mango de la herramienta para conservar la poca piel que le quedaba en la palma de la mano. La herramienta quedaba casi como un nudo cuando el trabajo estaba terminado. Esta está casi intacta; apenas está doblada.

Para programar el sistema, había que planificar un poco. Según la cantidad de carruseles que hubiera, el departamento de tráfico tenía que asegurarse de que hubiera suficiente tiempo de sincronización para que un carrusel expulsara un cartucho, girara, deslizara la siguiente bandeja y estuviera listo para reproducir el siguiente cartucho mientras los otros carruseles se reproducían. (En ese momento, algún neurocirujano de producción podía complicar las cosas poniendo un espacio de 30 segundos en un cartucho de 100 segundos).

Más tarde, Edd se mudó a Lancaster, donde descubrió que la oficina del contador todavía tenía dos viejos ATC Stack 55 en una pared. Este sistema usaba un gran eje roscado que movía una bandeja de reproducción ATC completa (del mismo tamaño que la más moderna Gates Criterion de 80 bandejas) hacia arriba y hacia abajo hasta uno de 55 cartuchos que se podían cargar. Cada Stack 55 tenía un bastidor de 2 metros de alto y debe haber pesado varios cientos de kilos.

Es increíble pensar en las cosas con las que trabajábamos. Edd, como muchos lectores, podría seguir… ¿Qué opinión le merecen los grabadores de carretes de cinta Scully 270? ¿Cuál es el instrumento de radiodifusión antiguo que más añora?

John Bisset

Close