Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly. Update my browser now

×

 
 

Instalando una torre en terreno difícil

Al emplazar la torre, el equipo terminó girando los puntos de anclaje para viento de sus ubicaciones originales para poder esquivar las ciénagas.

Edd Monskie, vicepresidente de ingeniería de Hall Communications, escribe que él y su plantel están a mitad de camino en la construcción de una torre de 213 metros en la zona central del estado de Florida.

Como sucede en prácticamente cualquier parte del estado, hay ciénagas cerca de la torre. (Reciben esta designación de parte del Southwest Florida Water Management District – Distrito de Gestión de Agua del Sudoeste de Florida – o SWFWMD, comúnmente conocido como “swiftmud”).

Al emplazar la torre, el equipo terminó girando los puntos de anclaje para viento de sus ubicaciones originales para poder esquivar las ciénagas.

No obstante ello, todavía había un área de ciénaga entre la base de la torre y un conjunto de anclajes para viento. El equipo no pudo cavar ni construir ningún tipo de ruta por la ciénaga para que pudieran cruzar vehículos o personas. Pero, de algún modo, el equipo de la torre tenía que hacer cruzar los cables de anclaje para viento por las ciénagas durante la construcción.

Su primer pensamiento fue comprar chalecos impermeables. Después de dar dos pasos en el agua, el agua ya les llegaba a mitad del pecho.

(Además, este método no tomaba en cuenta que en esa zona de ciénaga vivía un cocodrilo de dos metros de largo. El equipo lo escucha todas las mañanas y lo ha visto nadando en el lugar).

Los anclajes para viento todavía tenían que atravesar la ciénaga. En ese momento, uno de los integrantes del equipo encontró una solución. Dado que esta persona es un ávido cazador con arco, había llevado su arco compuesto a dicho lugar. Ató hilo de pescar (para 27 kilos) a una flecha.

El primer intento con una flecha dio como resultado un hilo de pescar roto y una flecha perdida en la ciénaga. En el segundo intento, sin embargo, pudo disparar el hilo unos 36 metros por el pantano hasta el otro lado. El equipo luego uso la línea de pesca para hacer cruzar una soga por el pantano.

Gracias a combinación de la soga y montacargas, los pesados cables de anclaje para viento pudieron cruzar la ciénaga para empezar a levantar la torre.

Los ingenieros (y los equipos de torre) son algunas de las personas más ingeniosas.

John Bisset

Close