Radio Universidad de Guadalajara celebra el 41

En México es poco común que los hombres festejen su cumpleaños 41, pero esta emisora está cambiando costumbres
Author:
Publish date:

Por Jorge J. Basilago

GUADALAJARA, México — Hace 41 años, quienes fundaron Radio Universidad de Guadalajara (104.3 MHz) posiblemente no imaginaron que tendría una vida tan extensa. En ese entonces la frecuencia modulada era una novedad vista con desconfianza por la mayoría de los radiodifusores.

Image placeholder title

De hecho, la decisión del gobierno federal mexicano de otorgar el permiso de funcionamiento para la emisora formó parte de una política de estímulo en ese sentido. “Había muy pocas estaciones en esa banda, debido a que los empresarios radiofónicos no le veían ninguna ventaja competitiva”, dijo Ricardo Salazar, actual subdirector de la estación.

El responsable de recibir y gestionar aquel permiso fue Rafael García de Quevedo, rector de la Universidad de Guadalajara en esos días. Aunque al momento de su primera transmisión — el 30 de mayo de 1974 — el proceso de gestación de Radio UdeG llevaba más de una década. Hacia 1963, los estudiantes y el cuerpo académico de la Facultad de Ingeniería habían creado una estación de tipo técnico experimental que fue su primer antecedente.

Desde su creación hasta 2012, Radio UdeG atravesó tres etapas claramente diferenciadas. “Los primeros 15 años de la radio fueron hechos por personajes notables de la cultura como poetas, dramaturgos, arquitectos o ingenieros, quienes asumían la misión de llevar las Bellas Artes al público en general”, dijo Salazar. Conocido como “Los 7 Sabios”, aquel grupo fundacional expresaba una línea que la emisora mantuvo hasta entrados los años 80, basada en la difusión excluyente de música formal y en programas enfocados sobre el arte en sus diversas expresiones.

Image placeholder title

Rubén Martín (de espaldas) y Jesús Estrada, conductores del programa ‘Cosa Pública 2.0’ El segundo gran período de Radio UdeG tuvo lugar entre finales de los 80 y principios de los 90. “Un grupo de jóvenes, veinteañeros entonces, tomó la estación y comenzó a romper esquemas: los programas dejaron de ser grabados y con dicción perfecta y correcta, para ser en vivo y más coloquiales”, dijo Salazar.

El jazz y el rock pasaron a disputarle espacio a la música clásica, de la misma forma en que encontraron su lugar la canción protesta latinoamericana y la obra de los poetas y músicos callejeros de Guadalajara.

Image placeholder title

El periodista Rubén Martín en los estudios de Radio UdeG “Otro momento de rompimiento se dio en 1992, tras la peor tragedia de la historia de Guadalajara: la explosión del drenaje en colonias (barrios) muy populares de la ciudad”, dijo el entrevistado. El número impreciso de víctimas — el gobierno habló de 206 muertos, mientras cálculos extraoficiales estimaron al menos 1.000 — motivó una profunda investigación del hecho por parte del periódico Siglo 21 y Radio UdeG, que desnudó la negligencia de las autoridades y le costó el puesto a varios funcionarios.

La “era contemporánea” de la emisora se inició en 2012, cuando pasó a formar parte del recién creado Sistema Universitario de Radio y Televisión, que incluye también al Canal 44 UDGTV.

“Ahora las áreas técnica, administrativa y de recursos humanos dependen de todo el sistema”, dijo Salazar. “Eso nos deja sólo las labores de transmisión, producción, creación y supervisión de contenidos, en las que participan alrededor de 120 personas”, dijo. Pero apenas la mitad de esa plantilla recibe una remuneración: el resto son colaboradores sin salario.

Image placeholder title

Jesús Estrada, uno de los conductores de ‘Cosa Pública 2.0’ en plena labor Actualmente, Radio UdeG está al aire las 24 horas de lunes a viernes (18 horas en vivo y 6 grabadas) y es la única emisora de la ciudad que transmite en vivo durante todo el fin de semana. “Eso nos ha redituado muy bien, pues en las madrugadas hay una audiencia ávida que todas las demás estaciones olvidan”, dijo Salazar, quien resaltó además el atractivo de la diversidad musical y temática de su programación y sus tres noticieros diarios, difundidos en simultáneo por radio y TV.

“Toda la programación es de producción propia, pero se está trabajando para incluir espacios de otras estaciones a manera de intercambio; es decir, que haya programas nuestros al aire en otra ventana y viceversa”, aclaró el entrevistado, para remarcar la “gran vinculación” de la radio con el plantel académico de la universidad, que aprovecha sus micrófonos para difundir sus avances e investigaciones.

No obstante, el subdirector opinó que una cuenta pendiente es mejorar la escasa cercanía con el alumnado. “Por tal motivo, desde el año pasado se lanzaron dos programas dirigidos a ese público, llamados Punto Cinco y Start”, dijo. “El primero está hecho por jóvenes universitarios que hablan de los temas que les son de interés en su propio lenguaje y ritmo; y el segundo pretende acompañarlos en su camino al plantel universitario”, dijo Salazar, conductor de este último.

Image placeholder title

El operador técnico Alberto González (de espaldas) en los controles de Radio UdeG Otro de los proyectos es bajar el promedio de edad de la audiencia: pasar del rango actual de 35 a 60 años a la franja de 18 a 30. Para lograrlo, Salazar destacó que se está trabajando en nuevos contenidos transmedia y en productos cuyos tiempos y lenguajes se adecuen a las redes sociales. “Con ello pretendemos impactar en un mercado mucho más joven que ya no está sintonizando la radio en las vías tradicionales, sino que busca contenidos más breves, especializados y on demand”, dijo.

La transmisión en vivo por Internet, el podcast, el uso de servicios como los de TuneIn y Rdio o las listas en Deezer son otros elementos que atraen a los oídos juveniles. Algunos programas, individualmente, editan fragmentos de sus contenidos y los suben a SoundCloud; mientras que otros aprovechan el streaming de video a través de Periscope.

“En breve, Radio UdeG tendrá streaming en video a través de YouTube y realizará productos transmedia que se difundirán por la misma plataforma”, dijo Salazar.

Image placeholder title

Karen Barajas (izquierda) y Hanna Trejo, dos de las jóvenes conductoras de ‘Punto Cinco’ por Radio UdeG “Desde 2012 a la fecha, nuestros seguidores en Twitter se han multiplicado por 10: contamos con 25.000 seguidores en la cuenta @RadioUdeG y se realizan dinámicas exclusivas de regalos para quienes interactúan con la radio por esa red”, agregó el subdirector. A ese grupo se suman 15.000 amigos en la página de Facebook XHUG Radio Universidad de Guadalajara, más los que cada programa aporta desde su propio perfil.

Con una línea artística consolidada y una audiencia fiel y numerosa, Salazar reconoció que la situación actual de la emisora es de privilegio. Sólo el aspecto económico les exige soluciones creativas para salir adelante: dado que funciona con una “Concesión de Uso Público”, la legislación mexicana no le permite comercializar espacios o spots publicitarios y sus recursos provienen exclusivamente de los subsidios estatales y las partidas presupuestarias de la universidad.

Image placeholder title

Ricardo Salazar, subdirector de Radio UdeG, junto al distintivo de la estación “Esto nos plantea un escenario difícil pues las necesidades de producción tienden a ser mayores y los recursos son limitados”, dijo el entrevistado. Entre las dificultades generadas por esa situación se encuentran la contratación de nuevos talentos y la realización de promociones o sorteos, aspecto este último que se resuelve mediante intercambios de cortesías con distintas empresas. “Actualmente estamos diseñando otro tipo de estrategias como conseguir apoyos con instancias públicas o privadas para el pago de la producción de algunas series, pero no se han llevado a la práctica”, dijo.

La situación legal de las emisoras públicas y universitarias mexicanas puede llevar a que sufran recortes presupuestarios considerables, asociados al interés del poder político de turno.

Aunque este no es el caso de Radio UdeG. “Las autoridades de la universidad asumen que estos medios son un servicio a la comunidad y están comprometidos con ella, por lo que no han aplicado recortes y, por el contrario, han invertido en actualización tecnológica y en la mejora de las instalaciones de una manera importante”, dijo Salazar.

“Nuestra proyección más inmediata es la conversión a la radio digital, el uso de la radio y sus canales como HD”, anticipó el jefe de ingeniería de Radio UdeG, Raúl Martínez Sánchez. “Ya tenemos algunos avances en cuanto a la migración y esperamos en máximo un año estar en ello”. El entrevistado indicó que este paso no sólo está impulsado por el interés de las autoridades de la emisora, sino también por la tendencia de todo el sector.

Un festejo poco común

En México es poco común que los hombres festejen su cumpleaños 41. Y Guadalajara — tierra de íconos nacionales mexicanos como el tequila y la charrería — no era la excepción hasta este año.

“Hay una broma coloquial que refiere que el 41 es un número gay, pues a principios del siglo pasado fueron detenidos 41 hombres vestidos de mujer en una fiesta y resultó un escándalo nacional”, dijo Salazar. “Sin embargo sólo se consignó que hubo 40 detenidos pues resultó que el número 41 era pariente del presidente de entonces, por ese motivo cuando un hombre cumple 41 años, se los brinca y pasa de los 40 a los 42 mágicamente”, dijo.

Como para confrontar con esa costumbre, las autoridades de Radio UdeG no sólo decidieron festejar su 41° aniversario, sino que lo hicieron con una gran cantidad de actividades alusivas a ella. Se festejó con un maratón radiofónico de 41 horas seguidas dedicadas a la Diversidad Sexual, con aspectos históricos, sociales, musicales, psicológicos y hasta la teoría conspirativa que circula en torno al tema.

“También hicimos una campaña de cápsulas para poner rostro a los 41 personajes de la diversidad que marcaron a la ciudad: en la lista están desde actores y músicos hasta activistas”, dijo Salazar.

Acerca del equipamiento técnico, Martínez mencionó que Radio UdeG posee un transmisor de estado sólido Broadcast Electronics FM20S de 20kW y una antena marca Jampro de 8 elementos espaciada a 1/2 longitud de onda. La cabina, ubicada a 10 kilómetros, cuenta con una consola digital Harris NetWave de 16 canales; micrófonos de marcas diversas — al aire prevalecen los ElectroVoice RE27; audífonos Sennheiser HD205; ordenadores Dell con doble procesador Xeon y aplicaciones como SoundForge, Vegas, ShoutCast, WinAmp y FlashMedia para streaming de audio y video; en el resto de periféricos predomina la marca Tascam.

“La mezcla final es enviada a un enlace digital Moseley, se recibe en el equipo distante y se inserta digitalmente a un procesador Orban 8500HD cuya salida va directo a un excitador digital FXi250”, dijo.

Por último, el jefe de ingeniería reveló que la inversión técnica más reciente fue la compra de una unidad móvil radial equipada con consola Yamaha, híbrido telefónico digital, encoder IP, microfonía inalámbrica, monitoreo Sennheiser, mástil para antena, aire acondicionado, computadora, planta de emergencia, UPS y acondicionamiento en general. Y señaló que la elección de los equipos se realiza en primer lugar por su calidad y rendimiento, y finalmente por su precio.

“Si bien es cierto que no son los más baratos, son lo mejor que se puede conseguir por ese costo”, concluyó.

Jorge J. Basilago es periodista gráfico y radial independiente que cubre el acontecer mediático y cultural desde Buenos Aires, Argentina.

Related