Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly. Update my browser now

×

 
 

Argentina: Radiodifusión y libertad de expresión

Pocos días después de la asamblea de la Coalición por una Radiodifusión Democrática, el 17 de noviembre de 2008, el ex presidente Néstor Kirchner realizó una encendida defensa del proyecto oficial para dictar una nueva ley de radiodifusión.

Pocos días después de la asamblea de la Coalición por una Radiodifusión Democrática, el 17 de noviembre de 2008, el ex presidente Néstor Kirchner realizó una encendida defensa del proyecto oficial para dictar una nueva ley de radiodifusión.

En medio de un interminable conflicto dialéctico con los grandes grupos mediáticos, Kirchner abogó por una norma que “elimine gestos monopólicos y esté al servicio del pueblo argentino y no de unos pocos”, al tiempo que criticó — sin ser específico — a aquellos medios “que estuvieron comprometidos con las historias de las dictaduras” y obtuvieron beneficios de esa relación.

Contradictoriamente, durante su presidencia Kirchner rubricó un criticado decreto (el Nº527/05), que prorrogó todas las licencias de radiodifusión por un período de 10 años, favoreciendo de hecho a las empresas comunicacionales con las que hoy pretende enfrentarse.

Durante su discurso por el Día de la Militancia Peronista, el ex mandatario consideró además que la libertad de expresión es una “cuestión fundamental”, aún cuando diversos analistas afirman que su gestión y la de su esposa se mantienen en deuda en esta materia.

En gira por Argentina, la relatora especial para la libertad de expresión de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Catalina Botero Marino, pareció responderle a Kirchner apenas una semana después de su discurso. La abogada señaló que varios gobiernos de la región — entre ellos el de Cristina Fernández — “violan la libertad de expresión”, aplicando una censura indirecta a través del manejo discrecional de la publicidad estatal.

De esta forma, aseguró la especialista colombiana, se confunde publicidad con subsidios y se “premia a los amigos y silencia las voces críticas”.

Close